886 114 650 - 604 024 869 Atendemos WhatsApp
info@caledoniayoga.com

Estilos de yoga

Vinyasa Flow

Asanas concatenadas en series dinámicas del saludo al sol. El estilo vinyasa flow aúna movimiento y respiración en secuencias que, de manera fluída, logran una mayor flexibilidad, capacidad cardiovascular y resistencia en el practicante. La repetición de las posturas engarzadas por el vinyasa consigue una gran temperatura corporal que favorece el trabajo de los diferentes grupos musculares involucrados en cada asana y moviliza de forma segura las articulaciones. Disciplina y sorpresa en la cadencia de la respiración ujjayi.

Ahstanga Yoga

Pese a epítetos como los de duro, demasiado físico o no apto para todo el mundo, el ashtanga yoga constituye una meditación en movimiento. La combinación de respiración, movimiento y puntos de concentración construye un espacio totalmente personal, en el que cada cual trabaja a su ritmo y de acuerdo con sus condiciones de partida. Este sistema es una inmejorable vía para el autoconocimiento entre cuyos beneficios se encuentran una mayor fortaleza física, la mejora de la capacidad respiratoria y la paz mental. En Caledonia ofrecemos grupos para todos los níveles, así como clases guíadas y estilo mysore, la forma tradicional de enseñanza de este tipo de yoga en el que el alumno trabaja de forma individual, asistido por los ajustes del profesor. Ven a descubrirlo. 


 

Aeroyoga

Mayor flexibilidad, descompresión de las articulaciones, mejor coordinación y equilibrio son algunos de los beneficios físicos del Aeroyoga, a los que se suma una mejora de la autoestima y la confrontación de miedos. Una práctica segura y lúdica que se realiza en hamacas especiales que resisten desde pesos pluma a trescientos quilos. La altura graduable se adapta a estilos más dinámicos o sesiones de yin yoga. Elasticidad sin sufrimiento.

 


Hatha Yoga.

Jpeg

Devolver la mirada interna a lo esencial, el Hatha Yoga constituye una disciplina centenaria de desarrollo personal dirigida a vivir de forma integral y plena. Este estilo, cuya etimología sánscrita remite al aspecto físico de la práctica, trabaja desde el cuerpo el propósito de la realización del individuo, combinando la realización de ásanas, posturas, con ejercicios de pranayama, expansión de la energía vital a través de la respiración, y la concentración mental.