Comunidad con lugar para la disidencia. Namasté

Convergemos en energía y entrega pero los miembros de la brigada Caledonia provienen de mundos bien distintos. Formaciones y experiencias diversas con un objetivo común en el yoga y trabajo corporal: celebrar la singularidad de cada persona e integrar cada una de las aportaciones.

MAITE POSADA-CURROS

CARIDAD SANCHEZ

SARA MIRANDA

SILVIA ALONSO

MARTA FUENTES

TONI FOLGAR

Colaboradores

TIAGO DORIA

SANTINA GIARDINA

AMY HUGHES

MARIO BATRES

Biografía

MAITE POSADA-CURROS


AEROYOGA

Una sala prácticamente vacía, un enorme retrato de un orondo swami, una anciana, un tipo que me había intentado dar el palo 20 minutos antes dos calles más abajo y yo, esperando. Mi primera clase de yoga. Eran los 80. Antes de las esterillas sintéticas, antes de los videos de Kino MacGregor, antes de las masterclass detox. Como adolescente problemática que había sido enviada a la fuerza desconfiaba de aquella gimnasia tan rara en aquel lugar extraño. Antes y el principio. Tras una hora de estiramientos y savasanas consecutivos, me rendí y guau, cesó todo. Las broncas, los nervios, las obsesiones estaban de repente muy lejos… Volví la semana siguiente. Quería hacer esas posturas, o quizás no solo eso.

La apertura de Caledonia Yoga en el 2014 jalonaba décadas de tragicómico periplo personal en el que el Yoga había constituido el asidero necesario, desde el que asomarme a lo diverso pero poder volver y, sobre todo, poner en perspectiva la relación con los otros.

Atrás quedaban años de práctica, distintos estilos, muchas aventuras, desventuras, vitales y búsqueda sin brújula. El trabajo en la esterilla siempre me ha acogido, en los tiempos de entusiasmo, en la desidia, en la duda y en el cabreo. Distintos profesores y maestros se han ido imbricando en mi viaje, incluso en los momentos de lesión, cuando ha tocado parar y desandar lo que se daba por seguro. Aún hoy en cada ajuste y alineación, me reencuentro con cada uno de ellos, en cada giro de tobillo, en cada variante. Conectada para siempre a través de la mecánica de lo físico a todos y cada uno de ellos. Madhana Agulla, Rosa Encinas, Kat Shaw, Gillian Watt, Tarik Van Prehn, Lea Perfetti, Nawajyoti, Santina Giardina-Chard y, especialmente, Brian Cooper y Kefah Bates han conformado las herramientas con las que comparto mi experiencia en la práctica, la que concibo como una exploración totalmente personal, en la que enfrentarse a las propias creencias y límites.

El disponer de un espacio propio me ha permitido dejar atrás lo solemne y volver al juego, integrando lo aprendido en distintos lugares como India, Francia, Portugal o Escocia, en la que impartí clases y descubrí el poder del vinyasa.

Ya no doy nada por supuesto, siempre hay un lugar para la sorpresa. En los distintos sistemas y modos de hacer de gente con la que he tenido la suerte de practicar como Anna Forrest, Finlay Wilson, Clayton Horton, Debbie Mills, Sergio Martínez, Venkatesh, Evelyn Hurtado o savia nueva como Benji Henson o Any Hughes.

Me siento afortunada de que otros me hayan introducido en ese increíble legado que es el yoga, lo que, a su vez, me gustaría transmitir aunque he de señalar que lo que realmente desearía obtener del yoga en los próximos años para mí y para los que practican conmigo sería ¡RISA, RISA Y MÁS RISA! Namasté


CARIDAD SANCHEZ


HATHA YOGA

Podría decirse que mi primer acercamiento hacia el yoga comenzó por mi inquietud por la meditación.con el tiempo me di cuenta de que la atención al cuerpo era necesaria, que tiene sus propios códigos y que en él había un campo de exploración.

Probé y me entusiasmaron los beneficios que obtuve de la práctica en unos pocos meses, tanto que lo hice un estilo de vida.

Fue después, cuando al querer profundizar más en esta tradición que topé con el valor pedagógico y el enriquecimiento que ofrece el yoga cuando se comparte.  

Me gustan desde los estilos más terapéuticos y restaurativos a los más dinámicos y exigentes, en todos encuentro los aspectos más sutiles del yoga. Concibo la práctica como algo inmenso y carente de límites, tanto en sus posibilidades como en sus efectos, me parece fascinante los cambios que genera en todo aquel que se adentra en esta disciplina, sin importar la edad o condición, pero si he de destacar uno de sus grandes valores, por encima de todo es sin duda la aceptación de la realidad de cada uno, cómo la experimente y vivencie. 


SARA MIRANDA


VINYASA FLOW

Si hay algo que me define es la curiosidad, en mi día a día, música, nutrición, imagen o actividad física, de ello pueden dar cuenta patines y saltos varios. Mi aterrizaje en la esterilla fue de lo más casual, buscaba volver a ponerme en forma tras un parón y después de un breve encuentro con el estilo kundalini, llegué a Caledonia Yoga. Allí, de la mano de Maite Posada-Curros descubro el yoga dinámico con lo que comienza mi fascinación absoluta por el yoga, algo que me ha trasformado y ha cambiado mi entorno de manera radical.

Sin mayores aspiraciones que las de aprender y profundizar en mi práctica personal, realizo un curso de formación de profesores en Hatha Vinyasa Yoga impartdo por Amelie Strecker y Mónica Rodríguez en Almazen de Santiago de Compostela y Yogaroom Barcelona.  En este tiempo de aprendizaje es cuando me doy cuenta de que acercar el yoga a los demás es de las cosas más gratificantes que he hecho nunca.

Cuando no estoy en la esterilla, le doy al entrenamiento funcional, tiro fotos, cocino, vegano siempre, eh, paseo con mi perro o comparto sofá con mis gatos. Namastéeee


SILVIA ALONSO


AEROYOGA

Desde que recuerdo he practicado deporte, a veces simultaneando varios estilos, pero cuando el yoga se incorpora en mi vida se convierte en “mi práctica”, aportándome más que cualquier otra actividad física.

El yoga me enseña en cada movimiento, en cada respiración, que lo único importante es el presente. Me ayuda a calmar la mente al tiempo que reporta un trabajo completo desde el punto de vista físico.

De alguna manera, la práctica me proporciona equilibrio, el mismo que mis rutinas diarias prueban al límite en cada jornada laboral.

Cada día en la esterilla hace que tenga más ganas de seguir aprendiendo, investigando y disfrutando de este mundo.

Mi propósito al dar clase no es otro que transmitir a los demás la misma pasión que yo siento por el yoga, este sistema centenario que me empuja a buscar la mejor versión de mi misma.


MARTA FUENTES


ADMINISTRACIÓN

Soy Marta, la persona que está al otro lado del teléfono. La que da información sobre clases, horarios, tarifas y talleres, resolviendo dudas, gestionando temas administrativos y apagando fuegos. Me ocupo de la logística de caledonia.

Me encanta el trato con alumnos, colaboradores y compañeros de este trabajo. Nunca es igual, aprendo de todas y cada una de las personas con quien converso a lo largo del día, nunca dejan de sorprenderme. Fuera del trabajo, soy una entusiasta de las pelis de autor, la literatura contemporánea y en mis ratos libres me encanta encuadernar y la artesanía en general.

Destacaría el carácter integrador de Caledonia Yoga, un proyecto en el que creo, eso sí “con organización”.


TONI FOLGAR


MASAJISTA Y TERAPEUTA

Confío plenamente en la capacidad del cuerpo de curarse a sí mismo, mi papel es simplemente el de acompañar y crear las condiciones necesarias para que eso suceda. La respuesta del organismo nunca deja de sorprenderme, aprendo con todos y cada uno de mis pacientes.

En Caledonia trato a yoguis y a no yoguis con masajes, terapia articular y quinesiología holística. De alguna manera las manos escuchan lo que a veces la persona desconoce a un nivel consciente. La respuesta de los tejidos es siempre infalible, un tesoro, claves para la realidad individual. Incorporo en mi trabajo herramientas de muchas fuentes, todas aportan.

Me encanta viajar, el baloncesto y el dejar pasar el tiempo con amigos, sin prisa pero sin pausa.


TIAGO DORIA


COLABORADOR

Le encanta “subir”, como él dice, y compartir energía con su familia viguesa. Tiago Doria se ha convertido en un miembro más de la comunidad caledonia a la que sostiene y alienta en sus práctica de ashtanga, sin importar níveles, condiciones físicas, edades…

Si algo define a Doria como profesor es que favorece y respeta el proceso personal de cada alumno, asiste, nunca impone, trabajando siempre desde las debilidades y puntos fuertes de cada uno.

Graduado en Artes Escénicas, Doria cuenta con gran experiencia en danza, acrobacia, psicomotricidad y escenografía lo que, junto a su formación en shiatsu, le proporciona una comprensión holística de las condiciones de partida del alumno.

Tiago comenzó su camino de ashtangui en el 2009 con Ana Filipa en Lisboa para continuar su aprendizaje luego con Lea Marie Perfetti y Tarik Van Prehn.

Ha compartido su práctica como profesor de Yoga en en el CCCD y WomanFit de Carnaxide; Hara enOdivelas; Lotus y Myoga, en Queijas; Virgin Active, en Oeiras, en Yoga Studio en Gijón, Estudio Alma de Monte Estoril o en Ashtanga Yoga Algés, entre otros.


SANTINA GIARDINA-CHARD


COLABORADORA

Maestra de lo absoluto y de lo minúsculo, nos visita una vez al año para arbitrar nuestra conciencia acerca de cada una de las aproximaciones que a través del movimiento establecemos en las asanas. Santina te hace ver lo automático, desmantelando la identidad que has creado en la práctica, abriéndote a nuevas preguntas y desafíos.

Giardina-Chard ha completado la primera, segunda y tercera series con Mark Togni. En 2016 Santina fue certificada con el nivel 2 para la enseñanza del Ashanga por R. Sharath Jois, actual director de KPJAYI. Además, la australiana es titulada Master Teacher en el Yoga System de Nicky Noff.

Santina entiende el yoga como una vivencia espiritual, en la que la devoción, determinación y la “dulce resistencia” de cada asana en su práctica han desarrollado un profundo conocimiento de la fisiología y los aspectos más elevados del ser humano.

Concibe y se compromete con la vida como un proceso, al igual que el avance en la esterilla. En ese sentido, asiste a sus alumnos desde su propia experiencia, fomentando su propia exploración y el coraje en la misma.

Por otro lado, su formación en Derecho y Artes junto con su trabajo como terapeuta Gestalt le proporciona una comprensión profundamente humanista del individuo, enfocando su esfuerzo en lograr una conciencia propia sobre las emociones y comportamientos en el momento presente para “revelar lo que realmente es”. Es una profesora profunda que acompaña desde la compasión a alumnos de todos los niveles, puntos de partida y condiciones.

Santina ha continuado sus estudios con prestigiosos maestros como Matthew Sweeney, Kino MacGregor y Tim Feldmann, a quienes ha asistido en retiros, o Prem y Heather Radha Carlisi.

Actualmente, prosigue su formación con Richard Freeman y Mary Taylor.

Santina ha trabajado desde una perspectiva holística con un gran número de atletas de elite de diversos deportes, incluyendo surferos, nadadores, jugadores de rugby, boxeadores y triatletas; entre ellos el tres veces campeón del mundo de surf Mick Fanning, la campeona de Iron Woman Courtney Hancock y los campeones de surf e iron man Shannon Eckstein y Pierce Leonard.

Con una fe inquebrantable en el desarrollo personal de cada individuo, Santina cree que la transformación desde lo que hemos sido a lo que estamos llamados a ser siempre es posible.

“Desde la compresión compasiva, la confirmación de la experiencia en el momento presente y una conciencia elevada, podemos completar lo que no fue finalizado en el pasado y abrir nuevas vías para que aflore nuestro yo creativo”, insiste remitiéndose a su trayectoria personal.


AMY HUGHES


COLABORADORA

Si algo define a Amy como profesora es la precisión con la que accede a los bloqueos y potencialidades de cada alumno. Certera en la comprensión del punto de partida de cada uno, Hughes empezó a practicar yoga hace más de dos décadas, iniciándose en la enseñanza a través del Anusara de la mano de Bridget Woods-Kramer de Triyoga en 2005.

Desde 2008 practica Ashatanga, trabajando en la cuarta serie actualmente, formándose y asistiendo a John Scott como profesora en Reino Unido y Europa.

Actualmente, es responsable del programa Mysore en Meadowlark Yoga en Edinburgo, donde también participa en cursos de formación a instructores.

Además del Ashtanga, Amy imparte clases de Hatha Vinyasa con diferentes enfoques sobre alineaciones y biomecánicas específicas.


MARIO BATRES


COLABORADOR

Miembro activo de la comunidad yogui de San Francisco durante más de una década, Mario Batres cuenta con amplia experiencia en la enseñanza de diversos estilos de yoga, siendo formador de formadores y organizador de retiros internacionales. Ha impartido clases entre otros centros en el emblemático Laughing Lotus neoyorkino.

Ha estudiado con prestigiosos profesores tanto en los Estados Unidos como en India en disciplinas tan variadas como Hatha, Iyengar, Ashtanga, Vinyasa Flow o Nada Yoga.

En sus clases Mario combina su conocimiento, con el legado de diferentes ecuelas y tradiciones para facilitar que el alumno obtenga su propia experiencia, sin filtros y todo lo rica que ésta pueda llegar a ser.